VISUAL THEOLOGY


Ella (María) misma sobresale entre los humildes y pobres del Señor, que de él esperan su confianza y reciben la salvación. En fin, con ella, excelsa hija de Sión, tras larga espera de la promesa, se cumple la plenitud de los tiempos y se inaugura la nueva economía, cuando el Hijo de Dios asumió de ella la naturaleza humana para librar al hombre del pecado mediante los misterios de su carne (Lumen Gentium, n. 55). El texto sitúa a la Virgen entre los humildes y los pobres del Señor porque, según las tradiciones de Israel, eran ellos los que reconocerían y acogerían al Mesías y así, María -la Hija de Sión- es presentada como la personificación de todas las esperanzas y todas las profecías que alentaba el pueblo de Dios

Y entonces uno se queda con la Iglesia, que me ofrece lo único que debe ofrecerme la Iglesia: el conocimiento de que ya estamos salvados –porque esa es la primera misión de la Iglesia, el anunciar la salvación gracias a Jesucristo- y el camino para alcanzar la alegría, pero sin exclusividades de buen pastor, a través de esa maravilla que es la confesión y los sacramentos. La Iglesia, sin partecitas.

laus deo virginique matris