New-old-ideas


Dios se hizo carne por nosotros, para mostrarnos que la forma de ponerse en contacto con el amor de Dios es la forma humana, en la cual el afecto limitado y parcial que la gente puede dar, da acceso al amor ilimitado y completo que Dios ha derramado en el corazón humano. El amor de Dios no puede ser encontrado fuera de este afecto humano, aun cuando el afecto humano esté contaminado por la parcialidad de nuestro tiempo H. Nouwen

Y entonces uno se queda con la Iglesia, que me ofrece lo único que debe ofrecerme la Iglesia: el conocimiento de que ya estamos salvados –porque esa es la primera misión de la Iglesia, el anunciar la salvación gracias a Jesucristo- y el camino para alcanzar la alegría, pero sin exclusividades de buen pastor, a través de esa maravilla que es la confesión y los sacramentos. La Iglesia, sin partecitas.

laus deo virginique matris