nEw-oLd-iDEaS


Porque Dios, para revelarse en la luz que debe guiar nuestra vida y conducirnos a la salvación, debe ser buscado. La gran aberración del espíritu moderno es precisamente ésta; el hombre ya no busca a Dios y cree que ha muerto la ciencia y la fe que hacen resplandecer, en el temor y en el amor, a Dios sobre el camino de nuestra vida; esto tiene consecuencias prácticas muy graves en todos los campos de la actividad humana. Sin embargo, la búsqueda de Dios en Cristo es la brújula de la vida, y es una búsqueda que debe realizarse en todos los senderos de la experiencia humana... Cristo está en la encrucijada de todos los caminos para quien sabe buscarlo y hallarlo. En él se encuentra a Dios y se conquista la verdadera vida Pablo VI

Y entonces uno se queda con la Iglesia, que me ofrece lo único que debe ofrecerme la Iglesia: el conocimiento de que ya estamos salvados –porque esa es la primera misión de la Iglesia, el anunciar la salvación gracias a Jesucristo- y el camino para alcanzar la alegría, pero sin exclusividades de buen pastor, a través de esa maravilla que es la confesión y los sacramentos. La Iglesia, sin partecitas.

laus deo virginique matris