En la fiesta de la Natividad de la Vírgen María

Canten hoy, pues nacéis vos,
los ángeles, gran Señora,
y, ensáyense, desde ahora,
para cuando nazca Dios.

Canten hoy, pues a ser vienen
nacida su Reina bella,
que el fruto que esperan de ella
es por quien la gracia tienen.
Digan, Señora, de vos,
que habéis de ser su Señora,
y, ensáyense, desde ahora,
para cuando nazca Dios.

Pues de aquí a catorce años,
que en buena hora cumpláis,
verán el bien que nos dáis,
remedio de tantos daños.
Canten y digan, por vos,
que desde hoy tienen Señora,
y, ensáyense, desde ahora,
para cuando nazca Dios.

Y nosotros, que esperamos
que llegue pronto Belén,
preparamos también
el corazón y las manos.
Vete sembrando, Señora,
de paz nuestro corazón,
y, ensayemos, desde ahora,
para cuando nazca Dios. Amén
de la Litrgia de las Horas

Y entonces uno se queda con la Iglesia, que me ofrece lo único que debe ofrecerme la Iglesia: el conocimiento de que ya estamos salvados –porque esa es la primera misión de la Iglesia, el anunciar la salvación gracias a Jesucristo- y el camino para alcanzar la alegría, pero sin exclusividades de buen pastor, a través de esa maravilla que es la confesión y los sacramentos. La Iglesia, sin partecitas.

laus deo virginique matris