Recordare, Iesu pie,

Quod sum causa tuae viae,

Ne me perdas ilia die.

Quaerens me sedisti lassus,

Redemisti crucem passus,

Tamus labor non sit cassus.

Juste judex ultionis

Donum fac remissionis

Ante diem rationis.

lngemisco tamquam reus,

Culpa rubet vultus meus,

Supplicanti parce, Deus.

Qui Mariam absolvisti

Et latronem exaudisti,

Mihi quoque spem dedisti.

Preces meae non sum dignae,

Sed tu bonus fac benigne,

Ne perenni cremet igne.

Inter oves locurn praesta,

Et ab haedis me sequestra,

Statuens in parle dextra

W.A. Mozart, Requiem, Secuencia.

Y entonces uno se queda con la Iglesia, que me ofrece lo único que debe ofrecerme la Iglesia: el conocimiento de que ya estamos salvados –porque esa es la primera misión de la Iglesia, el anunciar la salvación gracias a Jesucristo- y el camino para alcanzar la alegría, pero sin exclusividades de buen pastor, a través de esa maravilla que es la confesión y los sacramentos. La Iglesia, sin partecitas.

laus deo virginique matris