VISUAL THEOLOGY


La Iglesia ortodoxa celebra el segundo domingo después de la pascua el hermosísimo Domingo de las miróforas (o portadoras de mirra), refiriéndose a las mujeres que fueron al sepulcro del Señor en la madrugada del día de la resurrección para ungir su cuerpo, conforme a la tradición judía vigente, y fueron las primeras en encontrarse con Cristo resucitado y en dar testimonio de la resurrección. Fueron ellas las primeras que dijeron “Cristo resucitó”. De sus bocas aprendió la humanidad acerca de la victoria de Cristo sobre el mal y la muerte. La más conocida entre las mujeres miróforas fue María Magdalena, quien siguió a Jesús junto con las otras mujeres de Galilea a Jerusalén, sirviéndolo, y en oposición con los discípulos, ellas permanecieron con Él durante la crucifixión 




Y entonces uno se queda con la Iglesia, que me ofrece lo único que debe ofrecerme la Iglesia: el conocimiento de que ya estamos salvados –porque esa es la primera misión de la Iglesia, el anunciar la salvación gracias a Jesucristo- y el camino para alcanzar la alegría, pero sin exclusividades de buen pastor, a través de esa maravilla que es la confesión y los sacramentos. La Iglesia, sin partecitas.

laus deo virginique matris